Braskem inaugura su primera planta de reciclado mecánico en sociedad con Valoren

La primera planta de reciclado mecánico de Braskem, un proyecto realizado de forma conjunta con Valoren, empresa desarrolladora de tecnología y gestora de residuos para su transformación en productos reciclados, se inauguró a inicios de marzo y está en la etapa de puesta en marcha.

Situada en la ciudad de Indaiatuba, en São Paulo, la planta tiene capacidad para transformar anualmente, 250 millones de envases posconsumo en 14 mil toneladas de resina reciclada de alta calidad.

Con la planta en funcionamiento, envases de las más diversas industrias, como los que se utilizan en materiales de limpieza, higiene personal, cosméticos y alimentos, y que antes se podrían descartar de forma inadecuada en el medio ambiente, ahora tendrán como destino la propia cadena del plástico, cerrando el ciclo de la economía circular.

Tecnología como aliada para fomentar el reciclado en Brasil

La planta de reciclado mecánico está formada por un complejo modular, o sea, que integra diferentes etapas del proceso: molido, lavado, extrusión y homogeneización. La disposición de la operación no tiene precedentes y la maquinaria cuenta con tecnología europea de vanguardia, complementada con equipos nacionales.

"La eliminación de residuos plásticos es uno de los grandes compromisos de Braskem para la construcción de un futuro más sostenible. Al unir conocimiento, esfuerzos e inversiones en tecnología y en la implementación de esta planta, Braskem y Valoren están trabajando para mejorar la calidad de las resinas recicladas posconsumo, uno de los principales desafíos de la economía circular del plástico", destaca Edison Terra, vicepresidente de Olefinas y Poliolefinas de Braskem en América del Sur.

Mira las fotos de la inauguración: