Braskem y Sojitz Corporation se unen para llevar al mercado la tecnología de MEG renovable

Braskem, líder del mercado y precursor en la producción de biopolímeros a escala industrial, y Sojitz, sociedad mercantil global orientada a Japón, han firmado un acuerdo para establecer una empresa conjunta que producirá y comercializará bioMEG (monoetilenglicol) y bioMPG (monopropilenglicol). Sujeto a la conclusión del desarrollo de la tecnología en 2022, el plan de negocio prevé la construcción de tres unidades industriales, con la puesta en marcha de la primera planta en 2025, aprovechando las oportunidades del mercado y la disponibilidad de materias primas. Con el acuerdo firmado, la creación de la empresa conjunta ha sido sometida a la aprobación de las autoridades antimonopolio.

La empresa conjunta combinará la experiencia de Braskem en la producción industrial y la venta de productos químicos y plásticos fabricados a partir de fuentes renovables con la fuerte presencia de Sojitz en Asia, región que concentra el 80 % del mercado mundial de MEG y donde su consumo registró el mayor crecimiento.

"Estamos uniendo los esfuerzos, la experiencia y las inversiones de las dos empresas, que son referencias en sus respectivos segmentos, para crear un líder mundial en bioMEG que pueda satisfacer la fuerte demanda del mercado de productos sustentables y renovables", dijo Gustavo Sergi, director de Químicos Renovables y Especialidades de Braskem. "La asociación entre Braskem y Sojitz marca el avance de la tecnología, desarrollada a escala de demostración con la empresa danesa Haldor Topsoe, a la fase de producción comercial con una clara combinación de competencias y recursos para el escalamiento", añadió.

"Estamos encantados de tener la asociación con Braskem. Promovemos este material sustentable a varias industrias a nivel mundial con nuestras sólidas y amplias redes de mercado", dijo Manabu Endo, director general del Departamento de Química Básica de Sojitz. Y añadió: "Este es un gran avance hacia nuestra ambición de conseguir un PET 100 % de biomasa, junto con nuestro proyecto de producir bioparaxileno, otra materia prima del PET, en asociación con socios japoneses."

El MEG es la materia prima para la producción de tereftalato de polietileno (PET), que tiene numerosas aplicaciones y es un insumo esencial en sectores como el textil y el de los envases, en especial las botellas de bebidas. En la actualidad, se produce principalmente a partir de materias primas de origen fósil, como la nafta, el gas o el carbón, y su mercado mundial ronda los USD 25,000 millones. Por otro lado, el monopropilenglicol (MPG) es un producto que tiene una amplia gama de aplicaciones, desde las resinas de poliéster insaturado (unsaturated polyester resins, UPR), utilizadas habitualmente en el sector de la construcción, hasta los cosméticos.

Desarrollo de tecnología

En 2017, Braskem se asoció con Haldor Topsoe, un desarrollador y proveedor líder de soluciones y tecnologías para la producción de combustibles y productos químicos energéticamente eficientes para un futuro sustentable, para demostrar la innovadora tecnología de conversión de azúcar en bioMEG y bioMPG a escala de demostración. Como resultado de la cooperación tecnológica entre las dos empresas, las primeras muestras de bioMEG se produjeron en 2020.

"Nos lanzamos a la aventura junto a nuestros socios, combinando la tecnología de Haldor Topsoe, el conocimiento de Sojitz y la experiencia de Braskem para lograr nuestro objetivo de ofrecer una solución sustentable con el potencial de revolucionar los mercados textiles y de envases de PET", explicó Gustavo. "La iniciativa también está alineada con el objetivo establecido por Braskem de convertirse en una empresa neutra en carbono para 2050, subrayando el compromiso de la empresa con el desarrollo sustentable mediante la producción de productos químicos renovables".