Noticias

Braskem y Colgate-Palmolive hacen colaboración para una iniciativa en favor de la economía circular en el segmento de envases

En la 7ª Edición del Desafío de Diseño Braskem, los estudiantes universitarios son desafiados a crear un envase de crema dental más sostenible

Braskem, mayor petroquímica de las Américas y líder mundial en la producción de biopolímeros, expande cada vez más el rol de colaboraciones con sus clientes con el objetivo de ampliar las acciones que apalanquen la economía circular de envases. La iniciativa más reciente es una colaboración con Colgate-Palmolive , una de las mayores empresas de productos de consumo en el mundo, para la 7ª Edición del Desafío de Diseño Braskem , una acción que involucra a estudiantes universitarios para el desarrollo de envases con el concepto Design for Environment, que faciliten el proceso de reciclado y minimicen los impactos ambientales durante todo su ciclo de vida.

Para esta edición, los estudiantes fueron desafiados a crear un envase de crema dental más sostenible para Colgate-Palmolive. El hackathon fue realizado el penúltimo fin de semana y el lunes, 4/11, en San Pablo (SP). El grupo vencedor presentó un proyecto de tubo refill para crema dental y un envase para la comercialización del producto hecho a base de Polietileno Verde , el Plástico Verde de Braskem, producido a partir de la caña de azúcar, que captura 3,09kg de CO2 por cada kilo producido. Por tratarse de una alternativa que incentiva el descarte adecuado, estimulando la economía circular, y de un envase con materia prima de fuente renovable, como Plástico Verde, la idea presentada por los alumnos puede reducir en hasta un 78% el impacto ambiental. 

"Fue muy gratificante participar del Desafío de Diseño. Pudimos entender que lo importante para la cadena del plástico y para la sociedad es que él vuelva a ser un producto después de llegar al consumidor. Con seguridad pensaremos en la resina como un producto para el diseño cuando comencemos nuestras carreras en el diseño de productos", cuenta Stefanie Troquetti, estudiante de diseño de Mackenzie y una de las integrantes del grupo vencedor.

"Tenemos el compromiso de tornar nuestros envases más sostenibles, para eso trabajamos con otras empresas y organizaciones que priorizan y apoyan este objetivo. Participar del Desafío de Diseño posibilitó abordar este tema de forma fundamentada y abierta, pues creemos que esfuerzos en conjunto como estos impulsarán las ideas más innovadoras", explica André Moraes, Coordinador de Desarrollo de Envase de Colgate-Palmolive. 

Fabiana Quiroga, directora de Economía Circular de Braskem en América del Sur, explica que la sostenibilidad es una temática cada vez más presente en el día a día de las empresas y que el Desafío de Diseño es una oportunidad para ampliar las discusiones al respecto del asunto. "Es una herramienta para conexión, donde también promovemos la concientización de los integrantes de la cadena de valor en que actuamos y compartimos conocimiento con los futuros profesionales. Además de esto, el diseño es esencial para apalancar la economía circular", afirma. Según Quiroga, repensar el diseño considerando los posibles impactos ambiental y social, además del ciclo del producto, es también fundamental para contribuir con el aumento de los índices de reciclado. 

Braskem adaptó el Desafío de Diseño para un formato más moderno y rápido, que exige aún más agilidad y creatividad de los estudiantes para el desarrollo de soluciones en la velocidad demandada por el mercado. Para el hackathon de Colgate-Palmolive, los alumnos tuvieron cerca de 30 horas para el entendimiento de las necesidades de la empresa, investigaciones sobre comportamiento de los consumidores y sobre tendencias de mercado, desarrollo del proyecto y prototipado. En la fase de prototipado, 3D Crear apoyó con el suministro de materias primas e impresoras 3D. En la última etapa, los alumnos hicieron la presentación de los prototipos al jurado examinador, con integrantes de Braskem, del mercado y de Colgate-Palmolive.

Los estudiantes también tuvieron el apoyo de Braskem para basar sus proyectos en la metodología de Evaluación de Ciclo de Vida (ACV) , que mide posibles impactos ambientales causados por la fabricación y utilización de determinado producto o servicio. Las ACV's consideran todas las etapas del proceso de producción, desde la extracción de la materia prima al descarte del producto por el consumidor, y también factores como el calentamiento global, uso de recursos naturales, con datos cuantificados de acuerdo con la norma ISO 14044. 

El hackathon con Colgate-Palmolive contó con la participación de estudiantes de los cursos de Diseño e Ingeniería de las universidades Bellas Artes, Instituto Mauá y Mackenzie, seleccionados por una comisión técnica de Innoscience y de Braskem. Además de Colgate-Palmolive, Braskem contó con otras colaboraciones, como la propia Innoscience , consultoría de innovación, y los mentores Luís Bartolomei, fundador de la Agencia CBA+G y Claudia Weber, gerente de operaciones de Interbrand y profesora de ESPM.

Colaboración con clientes para impulsar la economía circular
Además del Desafío de Diseño, Braskem cuenta con otras iniciativas para comprometer a los clientes del segmento de envases y brand owners en favor de la economía circular. Recientemente, la compañía anunció una colaboración con Antillas Flexibles para el desarrollo de un envase stand-up pouch mono-material, o sea, producidas a partir de una única materia prima, con tecnología que genera una resina postconsumo de mayor calidad y amplía la eficiencia del reciclado y el retorno del producto a la cadena. 

Este año, Braskem también firmó una colaboración con Atlhetica Nutrition , marca de suplementos alimentarios deportivos, para la aplicación del plástico de fuente renovable I'm greenTM, hecho a base de caña de azúcar, en el envase de productos de la línea Best Vegan, una proteína vegana distribuida en Brasil y en otros países de América Latina, como Paraguay, Ecuador, Perú y Chile, además de distribución en México y en China. Este producto es reciclable y de origen 100% renovable y contribuye para la reducción de la emisión de CO2, uno de los gases causadores del efecto invernadero. 

"El diseño y el tipo de materia prima para el desarrollo de envases plásticos son importantes para la reducción de los impactos para la sociedad. Además de la importancia del consumo consciente y el descarte adecuado, la industria tiene un papel fundamental en la forma como presentará los productos al consumidor final. En Braskem, estamos invitando a los clientes, integrantes de la cadena de valor y a la sociedad en general para ampliar el esfuerzo conjunto en busca de soluciones innovadoras y más sostenibles. El Desafío de Diseño Braskem es uno de los caminos para esta conexión con quien puede hacer la diferencia", complementa Nicolai Duboc, Gerente de Desarrollo de Mercado de Braskem.

"Estamos invirtiendo continuamente en innovación y en el desarrollo de tecnologías para presentarle las soluciones más sostenibles a la cadena del plástico. En el segmento de envases, específicamente, la colaboración y cocreación con los diversos eslabones de la cadena es fundamental para construir una nueva generación de envases proyectados para la economía circular", finaliza Yuri Tomina, Gerente de Desarrollo de Mercado de Braskem. 

Para aclaraciones adicionales a imprensa, por favor contactar::
CDN Comunicación
Fernando Rubino (55 11) 3643-2991 - fernando.rubino@cdn.com.br
Jessyca Trovão - (55 11) 3643-2769 - jessyca.trovao@cdn.com.br
Fábio Souza - (55 11) 3643-2813 - fabio.souza@cdn.com.br